Historia del maquillaje

Historia del maquillaje

www.bookingescorts.com

Desde la antigüedad, los cosméticos han tenido un papel importante en la transfiguración de las mujeres. La aplicación cuidadosa de maquillaje en la cara de una mujer puede llegar a ser la reunión entre lo que es la mujer y lo ideal que ella desea con respecto a su propia persona.

El maquillaje se ha utilizado para despertar y estimular ciertos sentimientos y cualidades, tanto en la persona que mira, como en la persona que es maquillada de una cierta manera.

El maquillaje hace que la mujer se sienta completa. Incluso la apariencia más natural a menudo se cultiva con mucho trabajo.

Tradiciones en el arte del maquillaje. En todas las culturas, los cosméticos ayudaron a embellecer el rostro y transformaron, a menudo, los rasgos comunes en una aparición especial.

En China, las mujeres solían hacerse un punto rojo en el centro de la frente. Una práctica similar todavía existe en la India y Nepal, donde significa la participación en la vida espiritual o religiosa.

En Egipto, las mujeres, después de un baño perfumado, cubrían su cuerpo de maquillaje, luego hacían el embellecimiento facial, con un maquillaje minucioso y difícil, con mezclas complicadas, como el famoso “kohl” para refrescar los ojos. Las barras de labios tipo lápiz servían para acentuar el brillo de los labios. También, algunas gomas de mascar guardaban las encías de color rosa y firmes. Para las mejillas se utilizaban diferentes polvos y maquillaje a base de cinabrio (sulfuro natural de mercurio, de color rojo, utilizado especialmente en la preparación de pinturas). El pelo estaba peinado, tejido y perfumado.

La nobleza asiria utilizaba grandes cantidades de fragancias y cosméticos.

La palabra árabe que ha sobrevivido hasta hoy en día para la sombra de ojos (kohl o kohol), significa tranquilidad, calma. Al principio, los antiguos sólo utilizaban sulfuro de plomo, al que le había dado el nombre de kohol (kohl), luego, cuando empezaron a utilizar el oxígeno de magnesio le dieron el mismo nombre. Para el maquillaje de los ojos se utilizaban dos colores. El negro (kohl) para el párpado superior y el verde malaquita para el párpado inferior.

Las mujeres en la antigüedad tenían un brillo especial de los ojos, al que conseguían aplicando un palo mojado en kohl directamente en la pupila. Con el fin de ser lo más atractivas y emocionantes posible, las mujeres se coloreaban las puntas de los dedos de las manos, los dedos de los pies, los talones e incluso a veces los pezones en el color rojo coral. Lograban esto mediante el uso del jugo de “kufra”. Esta planta, conocida también como henna, era muy apreciada por sus pequeñas flores, delicadas y con una fragancia encantadora. Las flores tenían la forma de estrellas y crecían en racimos, con un jugo de color rojo oscuro, proveniente de las hojas y el tallo. Durante siglos, las mujeres de todo el Oriente han usado estas flores en el pelo, han triturado sus hojas y las han mezclado con cateshu (colorante extraído de un árbol de la India) para obtener el colorante necesario. Incluso hoy en día, la henna se utiliza por muchas mujeres, sobre todo para el teñido del cabello.

En Grecia, las mujeres han utilizado el carbonato básico de plomo para blanquear su rostro. Esta sustancia se ha mantenido popular durante muchos siglos. Debido a su naturaleza tóxica, la sustancia puede causar incluso la muerte a los que la usan.

En el Imperio Romano (especialmente en Roma), el uso de ungüentos y maquillaje era muy popular. En muchas tiendas de especialidad se vendían diversos productos de perfumería. Ovidio, en “Ars Amandi” (“El Arte del Amor”), describió el uso de ciertos productos cosméticos. Él también publicó un código de coquetería: “Los Cosméticos de Ovidio” (una verdadera colección de recetas de belleza).

El médico del emperador Trajano publicó una colección de recetas de belleza, que contenía una reproducción de algunas recetas de la reina Cleopatra. Este trabajo se perdieron con el tiempo, pero sus partes principales fueron reproducidas por el médico romano Galeno, el fundador de la “galénica” (el arte y la ciencia de la preparación de medicamentos).

Desde 1600, la ciencia cosmética se ha dividido entre los diferentes grupos de profesionales: los alquimistas, los peluqueros, los farmacéuticos, los peluqueros, mucamas y hasta damas nobles.

www.bookingescorts.com