Pasos pequeños y seguros para conquistarla!

Pasos pequeños y seguros para conquistarla!

¿Qué hace cuando ve a una mujer de la que se siente atraído?

¿Evita mirarla o se acerca a ella?

¿Le dice una frase que ha memorizado del Internet?

¿Se queda pensando durante un buen rato, tratando en vano de intuir lo que sería más apropiado para iniciar la conversación?

¿Cómo debería proceder?

Cuando se trata de acercarse a una mujer, el error más común que cometen los hombres es que piensan demasiado sobre lo que deben hacer o decir “en la apertura”. Ellos creen que hay una “frase mágica” que funciona en cualquier momento y en cualquier lugar, con cualquier persona... en cualquier situación. Pero la verdad está muy lejos de eso. Paradójicamente, lo que usted dice, de hecho, no tiene mucha importancia. La capción de la atención de las mujeres se hace, en la mayoría de los casos, exclusivamente por la actitud mostrada cuando se acerca a ella. El lenguaje no verbal, la mirada, el tono de la voz, la confianza, etc., todo ello forma ese “algo” que le hace sobresalir o no... la gran cantidad de competidores profanos, insignificantes.

Ya que es un artículo breve y al grano, vamos a proceder directamente a una serie de “pasos” pequeños y prácticos, que, si usted los sigue con atención, a menudo será capaz de iniciar correctamente una interacción con el sexo opuesto.

1.-LA ESPONTANEIDAD. ¿Cómo puede ser espontáneo? Es muy sencillo. ¿Ve a una mujer de la que se siente atraído? Tiene 5 segundos para acercarse a ella y abordarla. De esta manera, usted no tendrá tiempo para pensar en lo que sucede si la mujer lo rechaza, ocurriéndosele todo tipo de pensamientos “negros” que podrían frenando su iniciativa. ¡Recuerde! No hay una frase universalmente válida para tener éxito en estas situaciones. Sólo existe ese estado de gracia que puede transmitir... ¡si realmente quiere!

 

2.-LA SONRISA. ¡Sonría! Éste es un mensaje subliminal muy eficaz, que aporta indirectamente, pero de modo seguro, en la mente de su potencial pareja, que usted es una persona amable y se acerca a ella con buenas intenciones. Además, mostrar las palmas abiertas es otro detalle mímico que usted puede hacer, ya que sugiere la no agresión (las personas se sienten más seguras cuando ven las palmas de las personas que se les acercan, debido a unas reminiscencias instintivas que vienen de la antigüedad, cuando el gesto era hecho para demostrar la ausencia de piedras u otros objetos que podrían ser utilizados en una potencial agresión). Es de vital importancia que la entrada en el espacio “de seguridad” de que una persona sea percibida como un acto cordial, amable e incluso íntimo. De ninguna manera debe mostrar una expresión facial muy grave. Es evidente que usted no quiere ser considerado un “tipo raro”.

 

3.-EL LENGUAJE NO VERBAL. Tenga mucho cuidado con el lenguaje no verbal (gestos, expresiones faciales, actitud, etc.), ya que es el aspecto más notable por sus interlocutores (inconscientemente). Si se acerca a una mujer con la cabeza hacia abajo, usted puede considerar que la perdió antes de que pudiera pronunciar una palabra. Así que siempre permanezca recto, con la vista hacia ella, el pecho ligeramente hacia fuera, los hombros un poco hacia atrás y la marcha relajada. No exagere. De lo contrario, usted se verá como un relleno de esteroides que trata de ser “suave”.

 

4.-MOVIMIENTOS LENTOS. Cuando se acerque a tratar de abrir una discusión, no haga movimientos bruscos o “robóticos”. Analice objetivamente su atuendo y no se engañe que se ve de una cierta manera, sólo porque así se imagina. El espejo sería un buen “consejero”. Camine tranquila y lentamente, de forma que se vea seguro y natural.

 

5.-EL CONTACTO VISUAL. Mantenga el contacto visual. Nunca sea usted el que rompe el puente invisible a los ojos de la persona que quiere conocer. Si lo hace, ella sentirá o bien que usted se siente incómodo, o bien que sus intenciones no son exactamente sinceras. Un contacto visual profundo sugerirá indirectamente (mentalmente) que usted tiene carisma, que está seguro de su propia personalidad y eso es exactamente lo que quiere la mayoría de las mujeres.

 

6.-EL TONO DE LA VOZ. No utilice un tono demasiado serio cuando se acerca a una mujer. La imagen de la persona que carece del sentido del humor, sobria y austera, no es exactamente apropiada (incluso si la sociedad le ha enseñado que tal actitud es correcta). Sería aconsejable utilizar una voz con inflexiones de broma, acompañada obligatoriamente de una sonrisa. Sea el tipo de hombre que sabe cómo entretener. Sin embargo, ¡tenga mucho cuidado... no se convierta en un payaso!

 

7.-NO ENTRE EN SU ZONA DE CONFORT. La mayoría de los “varones”, cuando tratan de acercarse a una mujer, consideran apropiado inclinarse un poco, en un gesto de humildad sin inspiración... como pidiendo la clemencia de la mujer para que les prestara atención y creyendo que, por tal expresión corporal, imprimirán a su acción un aire inofensivo e inocente. En general, la mujer se mantiene recta, adoptando un atuendo un tanto infatuado. De hecho, esta es su forma de defensa instintiva, en el intento de disuadir cualquier intento de violación de su propia proximidad. Por otra parte, si el hombre se inclina demasiado, entrando en la zona de confort de la mujer a la que quiere dirigirse, ésta se deja un poco hacia atrás, involuntariamente, lo que aumenta aún más la brecha comunicacional y deja la clara impresión de un alto valor social que quiere guardar, aplastando de esta manera, sin ningún esfuerzo, el aire “infalible”, que le gustaría ver sugerido a cualquier pretendiente.

¿Qué hacer?

Tener un poco más de confianza en su presencia como hombre. Mantenerse recto e incluso dejarse un poco hacia atrás cuando entra en la zona de una desconocida, por lo que infunda un cierto deseo de mantener la distancia y no ser tan familiar desde el primer momento, “obligándole” a ella a inclinarse o incluso dar un paso adelante, para poder oírle. De esta manera, usted se proporciona, a nivel de sugestión sensorial, un significado más pronunciado y, por lo tanto, un mayor interés.

Ahora que usted sabe todos estos pasos, es el momento de:

 

LA APROXIMACIÓ INDIRECTA.

¿Qué es esta aproximación indirecta?

Esto significa no mostrar interés en la persona abordada desde los primeros momentos de la conversación, dejando la impresión de que se siente atraído por ella, por una razón completamente diferente a la que se ve bien... (no por otra cosa, sino porque muchos hacen esto y usted tiene que aportar algo “nuevo”).

Básicamente, todo lo que tiene que hacer es pedir su opinión sobre algo.

Es muy importante entender que el papel de este movimiento en el metafórico tablero de ajedrez de la seducción no es hacer que una cierta persona se sienta atraída por usted, sino sólo provocar la conversación.

Por esta razón, la “Apertura” debe ser muy corta (menos de un minuto). A continuación, puede pasar a la siguiente fase, en la que, por improvisación dependiendo de la situación en la que está, continúa la discusión, llevándola hábilmente a lo que le interesa...

Hay 5 cosas ESENCIALES que usted debe tomar en cuenta a la hora de decidirse a acercarse a una mujer por el método indirecto:

1.-LA PAUSA. Es esencial captar la atención antes de empezar a decir las palabras de “Apertura”. Un cordial saludo pronunciado en un tono “audible”, seguido de una breve pausa para obligar a su interlocutora a darle el interés debido, es la solución ideal. ¡La pausa es un componente clave en la ecuación de la aproximación a una mujer! Si la mujer no le mira, esto significa que o bien usted no ha hablado lo suficientemente fuerte o bien no ha mostrado la “autoridad” necesaria a una situación de este tipo, o bien que no le interesa. En ambos casos, es preferible abandonar el “asalto”. Las cosas pueden deslizarse a situaciones incómodas o embarazosas, y esto es malo para el orgullo propio, estableciendo también los gérmenes de los precedentes que desmovilizan.

2.-LA FALSA LIMITACIÓN DE TIEMPO. Cuando usted va a hablar a una persona desconocida, el primer pensamiento que le pasa por la cabeza será: “¿Me pregunto cuánto tiempo se quedara este tipo a mi lado?” Debido a esto, es ESENCIAL que en los primeros 30 segundos de intervención, diga en un tono alegre, pero muy creíble, algo como: “Sólo puedo quedarme unos pocos segundos. ¡Estoy con mis amigos!...”. De esta forma, elimina un problema incomodo para la persona a la que se acaba de dirigir. Tenga cuidado de que la sentencia sea positiva, no negativa. La formulación positiva sería: “No puedo quedarme más de unos pocos segundos, debo regresar a mis amigos.”, y la negativa: “Sólo voy a quedarme un segundo, después de lo cual ¡dejo de aburrirte!”. Pronunciando la palabra “aburrirte”, ya le ha esbozado una posibilidad... ¡usted es aburrido! Es una cosa totalmente diferente si, al final, va a utilizar la idea de aburrimiento en un contexto inspirado: “Ahora me retiro. ¡Ya te he aburrido bastante!” En el 90% de los casos, se obtiene una negación (lo que significa que no la ha aburrido), que puede fácilmente convertirse en una razón para extender la discusión... al menos por otro día. Momento ideal para pedir su número de teléfono.

3.-EL MOTIVO. Si la mujer no piensa que su intención realmente refleja un deseo real y sincero, puede interpretar el paso que usted hace como un intento de tratar de hablar con ella sólo por un habito reflejo y diario, que hace a menudo, siempre que tenga la oportunidad, sin mucho discernimiento sobre la calidad de las personas que quiere conocer así (lo que probablemente sucede en relación con su propia persona con bastante frecuencia, lo que no es una hipostasis muy agradable). Por esta razón, es aconsejable ser tan natural como posible, tratando de expresarse exactamente cómo siente que tendría que hacerlo acerca de lo que le inspira la personalidad de la mujer a la que quiere conocer.

4.-ADAPTABILIDAD. Aunque un número abrumador de las mujeres dicen que su hombre ideal es el individuo educado, cortés, atento y amable, en realidad, este deseo es sólo una medida de precaución, debido a la incertidumbre impuesta por su conformación física y su comportamiento “inofensivo”. Sólo quieren asegurarse de que una posible interacción con un hombre se desarrollará en un terreno que les es favorable.

La sorpresa se ​​produce, sin embargo, después de que la mujer está segura de que ha encontrado el hombre que quería y, de repente, no quiere que éste sea tan bohemio y aburrido en sus declaraciones, esperando que pase a cosas más “salvajes”. Porque, de pronto, no quiere un tipo de oficina, sino un motociclista.

Este síndrome no se debe a la actitud incomprendida de las mujeres o a un tipo raro de pensar. Es estrictamente el resultado del hecho de que los hombres han acostumbrado a sus cónyuges con la idea de que van a hacer “cualquier cosa” para ellas. O si están dispuestos a hacer cualquier cosa... ¿por qué no se transformarían de un momento a otro en lo que ellas desean ver, sentir o amar? Porque, al fin y al cabo, tienen razón. No fueron ellas las que pidieron la mar y sus conchas, ¿verdad?

Por lo tanto, para cumplir con tales requisitos, debe estar siempre dispuesto a desempeñar el papel que siente que se le requiere indirectamente, dependiendo de su estado de ánimo.

Una mujer que está satisfecha a este respecto y podrá declarar que no se aburre con usted, usted la puede apuntar en el capítulo: CONQUISTAS.

5.-MANTENER LA CONVERSACIÓN. De ninguna forma debe pensar que sus temas favoritos de discusión son los acordados por las mujeres. ¡No! Política, deportes, coches, juegos, negocios... son temas que las descendentes de Eva consideran “infantiles” o, como mucho, actividades de las que posiblemente pueden tomar ventaja, pero en ningún caso quieren perder el tiempo con ellos en las conversaciones.

Hágale, constantemente y con máximo interés, preguntas sobre el perfume que usa, ropa que ha elegido, joyas -especialmente los pendientes- que lleva, las revistas que lee o las dietas que sigue para “tener un cuerpo tan atractivo” (y, de esta manera, hace incluso un piropo totalmente irresistible). Usted se sorprenderá del interés con el que hablará sobre estos temas. Sería indicado que, de vez en cuando, lea algo de las revistas feministas. Póngase al día con todo lo que está relacionado con la moda, cosméticos, accesorios o incluso trivialidades de la vida social.

Nunca la interrumpa y no abdique de la mímica que sugiere que usted se siente realmente cautivado por estas cuestiones (incluso cuando siente que le explota la cabeza por tanta información estúpida). En un momento dado, al cansarse o al aburrirse ella misma de la esencia de la conversación, se abandonará sola en la sensualidad de un intercambio de ideas que conduzcan a... este objetivo.

Al intentar entrar en la vida de una mujer, repítase silenciosamente que fueron los hombres los que enseñaron a las mujeres a ser mimadas, consentidas y desinteresadas de los problemas de la vida real. No es su culpa y deben ser tratadas como tal.

¡Mucha suerte!