¿Qué hay detrás de las palabras de una escort?

¿Qué hay detrás de las palabras de una escort?

Sólo los que vivieron ocultos en la naturaleza desconocen las aptitudes sorprendentes de las señoras, como sus súper-poderes de detectar desde 1 kilómetro las tiendas con rebajas masivas, la capacidad de caminar en tacones altos sin romperse el cuello, la tenencia a transformar la asimilación de medio kilo (a su propio peso) en una sólida razón para ponerse de mal humor o el hábito de decir una cosa y pensar en otra.

Si usted tiene la impresión de que, si va a las acompañantes, no encontrará estas manifestaciones clínicas (perdón, ¡clásicas!) de las representantes del bello sexo, usted se encuentra en el mal camino: las acompañantes no son la versión mejor de la mujer común, desarrollando inmunidad a los comportamientos típicos de éstas, sino que son exactamente iguales... que todas las demás. Sólo que no deben ser “aguantadas” las 24 horas del día, sino solamente durante el tiempo por el que pagó. Y una cosa es cierta, ¡ellas tienen de verdad relaciones sexuales! Extremadamente bien (una ventaja importante, por lo tanto).

Las similitudes entre dicha persona y el “arquetipo” pueden verse mejor a nivel de la comunicación, allá donde cada ser con vagina revela su pertenencia a la especie compleja de los cromosomas XX. Especies dentro de la cual se opera con mensajes codificados. Es decir “no” significa “sí”, “sí” significa “no” y “ay, cariño, eres muy bueno” significa “ni lo pienses, pero puedes continuar... quédate tranquilo, te voy a aguantar porque eres simpático o tienes exasperantemente mucho dinero”.

Volviendo al ejemplo de las parejas “de alquiler”, los expertos dicen que éstas también padecen de la enfermedad del lenguaje cifrado, por lo que los hombres sin experiencia que erran por su territorio, necesitan la siguiente pequeña guía (diccionario) para entender lo que realmente quieren decir:

1.-Tienes la libertad de hacer lo que quieras. = Puedes dar rienda suelta a tus perversiones, pero en los límites negociados; de lo contrario, llamo a mi amigo que te va a pegar o no habrá una próxima vez (o habrá, pero por mucho más dinero).

2.-Estas tenso. Necesitas un masaje relajante. = Espero que aprecias mi esfuerzo y, al final, me debes más dinero. Así se suele hacer en una sociedad civilizada. No soy una monja que comparte bendiciones en todos lados.

3.-¿Te he dicho que eres mi último cliente? Empezando desde mañana, ¡termino con este trabajo! Estoy cansada de hacer lo que estoy haciendo desde hace tanto tiempo y he logrado arreglar otra cosa, mucho mejor para mí. = Veo que no tienes idea de qué significa agua y jabón, pero hay que inventar una excusa plausible para deshacerme de ti y no volverte a ver. Me da vergüenza decirte la verdad.

4.-Eres el mejor chico que conocí. = Tú y los demás con los que estuve en los últimos días (y de los cuales me acuerdo, por pura casualidad).

5.-¡Eres muy romántico! = ¡Contrólate! No jugamos en ninguna telenovela. Las declaraciones cursis de amor son inútiles.

6.-Tú eres el dueño. = No sé exactamente lo que significa esto, pero te lo voy a decir de todos modos. Sé que todos estáis locos por ello.

7.-Vengo en dos minutos del baño. = Hazte cómodo, tardare bastante.

8.-Sí, me gustaría hablarte de mi pasado, pero quizás otra vez. = ¡Deja de meterte en mis asuntos! No soy la clase de persona que quiere aprovecharse de tu ingenuidad para consumirte el tiempo con tonterías.

9.-Sí, puedes contarme tus problemas. = ¿Te parece que tengo cara de psicólogo?

10.-Sí, puedes contarme cosas relacionadas con tu exnovia. = Yo, de todos modos, voy a pensar en otra cosa. Salvo que no me olvide de asentir con la cabeza, de manera empática.

11.-¡No, no me parece extraño que quieres llevar mi sujetador! = En toda mi vida, he visto cosas mucho más extrañas. Esto no es realmente algo extraordinariamente inusual.

12.-No, no me molesta que hayas llegado tarde. ¡De nuevo! = De todos modos, te voy a borrar de la lista.

13.-Aprecio tu crítica “constructiva” y la considero más que bienvenida. ¡Gracias! = Ésta es la última vez que tienes la oportunidad de hacerla...

14.-Eres uno de los más dotados clientes míos. = Parece que necesitas un fuerte estímulo. ¡Y, posiblemente, algunos antidepresivos!

15.-Acuéstate y permíteme que te mime. = ¿Con tu peso quieres colocarte encima?!

16.-Emanas masculinidad visible de una milla. = Estás sudando como un rinoceronte indio y tu barba molesta me hace pensar en fantasías en las que me imagino depilándote las mejillas con cera.

17.-Espero impacientemente verte en otras ocasiones. = He aprendido que la cortesía vale mucho. Literalmente.

18.-No te preocupes, estás en buenas manos. = Ay, qué dulce, eres principiante, el tipo tímido y asustado. Esto me va a encantar.

19.-Tienes prioridad sobre los demás. = Porque ofreces mucho y pides poco.

20.-Creo que me estoy enamorando de ti. = Necesito un espónsor ingenuo.

* * *

La única conclusión sana que se puede extraer de lo presentado más arriba sería la siguiente: hay que centrar su atención en el sexo y reducir al mínimo la comunicación (por supuesto, de manera educada). De esta forma, ambos tendrán mucho que ganar.

fuente:www.eroticnote.com