Fetichismo robótico

Fetichismo robótico

En una forma similar a la agalmatofilia, el fetichismo robótico (también conocido bajo el nombre de tecno sexualidad) se basa en la aspiración de relacionarse con un ser no humano. En la mayoría de los casos, esto se materializa a través de juegos de rol, usando trajes que imitan la conformación robótica o reproduciendo los movimientos o sonidos "artificiales" característicos de las "máquinas inteligentes".

Cuando se trata de auto-estimulación, la imaginación es el principal factor "motor" de la aproximación, y, en ciertos casos, se perfila también la aspiración de convertirse en "cibernético", de tener un cuerpo intransitado de venas o capilares, sino de circuitos eléctricos.

Dado el impulso tecnológico de hoy en día, los accesorios o incluso las parejas “sintéticas” ya pueden ser comprados y utilizados según los gustos de los entusiastas de tales interacciones futuristas, pero, por supuesto, por sumas de dinero nada insignificantes.