Coprolalia

Coprolalia

El término genérico se refiere al uso involuntario de palabras obscenas o inapropiadas de la perspectiva social de los "buenos modales", reflejando también la debilidad del fetichista en cuestión, para excitarse al decir o al escuchar las expresiones vulgares, indecentes... "abyectas".

Quienes desarrollan este fetiche sólo pueden llegar al "clímax" cuando sus oídos están "mimados" con todo tipo de exhortaciones triviales que, a los vergonzosos por su naturaleza, les harían, instantáneamente, enrojecer de pies a cabeza.

Aunque no todo el mundo está de acuerdo con este estilo de comunicación "directa", considerándolo como degradante o humillante, la liberación verbal denota, de hecho, la necesidad ancestral de la libertad y la externalización total, de eliminación de la vergüenza y de las apariencias sin sentido. Incluso para aquellas parejas reservadas, utilizar un lenguaje menos ingenuo puede ser un ejercicio efectivo, que traiga a la superficie las partes ocultas de su personalidad.

El límite hasta el cual se puede llegar con las "hermosuras" traviesas del dormitorio, depende en gran medida del grado de apertura de las personas involucradas y, también, de sus preferencias. Si para algunos, la palabra "puta" que se utiliza como un piropo puede ser demasiado, para otros representa apenas el calentamiento.

Por lo tanto, son definitorias la originalidad, las improvisaciones y la tolerancia propia.